Cada vez hacemos menos zapping

258
niño frenta a un televisor haciendo zapping

Zapping: acción de cambiar reiteradamente de canal de televisión por medio del mando a distancia.

Si, eso que hace constantemente tu mujer cuando estas viendo el fútbol. Eso que hace constantemente tu marido cuando estás viendo tu serie favorita. Eso que hace tu hijo a todas horas. ¿No?. Pues cuidado porque esto no son más que… tópicos

Parece que cada vez zapeamos menos, según el informe de la conocida consultora Barlovento.

El zapping ya no es lo que era

El estudio afirma que los españoles consumimos más de 5 horas de televisión al día, y que en ese espacio de tiempo solemos cambiar de canal 12 veces, cuando hace unos años lo hacíamos 21 veces.

Los niños son los que hacen menos zapping y los mayores de 64 años son los que más cambian de canal; unas 17 veces al día.

mando a distancia, la herramienta imprescindible para practicar zapping

Esto de toquetear el ‘mandito’ compulsivamente fastidiando al que está compartiendo contigo la tele parece que va por regiones. Los vascos son los más proclives a cambiar constantemente de canal , mientras que los murcianos son los que menos lo hacen.

Y ¿cuál es la hora favorita para dar trabajo al mando a distancia? La franja de prime time (de 20:30 a 00:00) es en la que más veces cambiamos de canal.

También ‘disparamos’ más con el mando a distancia los fines de semana.

¿Por qué ya no somos tan dados al zapeo?

La pregunta sería: ¿por qué hacemos esto?, ¿por qué ha evolucionado la frecuencia con la que hacemos zapping? . ¿Hacemos menos zapping porque encontramos antes el programa que queremos ver? o…¿hacemos menos zapping porque tenemos las manos ocupadas con otros dispositivos?

Por ahí puede ir la cosa, aunque el estudio no lo aclara.

El caso es que esa costumbre compulsiva que comenzamos a adquirir cuando en los 80 llegaron las autonómicas (terminando con el monopolio de TVE) y luego en 1990 llegaron la televisiones privadas ya no es lo que era (afortunadamente). Había 5 canales y estábamos todo el día pulsando el botoncito para cambiar de cadena.

¡Qué tiempos aquellos!

Dejar respuesta